top of page

Eclipse y poesía

Con un profundo anhelo de paz, para Palestina.


Hay momentos donde, desde mi pequeña realidad privilegiada, parece que el mundo entero hace pausa, y me siento conectada con todo. Como esta mañana de eclipse. Y en ese momento, donde tantas personas mirábamos al cielo con asombro y humildad, pensaba en quienes el peso de la realidad les impide voltear la mirada al cielo, con o sin eclipse. Mi anhelo de paz me lleva a la poesía, y en este caso, en especial a la poesía de un país que es, en muchos sentidos, icono de paz: Japón y su haikú. Un modesto intento de haiku para el eclipse solar que hoy nos recuerda lo pequeñitos que somos, para que no olvidemos el sinsentido de la arrogancia, del falso sentido de superioridad, fuente de tantas desigualdades e injusticias en nuestro planeta, tan azul, tan hermoso, tan pequeño en el universo.




Ojo de cielo mirada dilatada todo lo cubre. Sombras colganes estrellas de penumbra un sol menguante.






O mi versión occidental: Espejos de cielo sombras del eclipse

péndulos de flor de mayo

estrellas de penumbra. Ojo gigantesco que dilata

y en un parpadeo

todo lo cubre

como un guiño cósmico.

7 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Commentaires


bottom of page